top of page

Nuevos Comienzos

¿Cuándo fue la última ocasión que hiciste algo para ti por primera vez? Te daré unos segundos para pensarlo.

Los comienzos de año se ritualizan por costumbre o cultura y es usual proponerse "resoluciones". Las resoluciones traen a la mesa situaciones que has intentado comenzar o solucionar, y “este año sí que sí”.


Colectivamente, hemos caído en un pensamiento automático que ha hecho que las “resoluciones” se concentren en temas superficiales.

Ejemplos de resoluciones comunes:

  • Rebajar

  • Tener más dinero

  • Comprarme un carro / casa


¿Te suena conocido? ¡Qué genérico! Y sí, debemos tener ese tipo de metas en nuestra lista, pero debemos profundizar. Tus resoluciones de este 2022, ¿son las mismas que las del 2021 y las del 2020? ¿Qué harás este 2022 para que no te suceda lo mismo en enero del 2023?


Dice una frase mal atribuida a Einstein:

“Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”.


No te quiero presionar, todo tiene su proceso. Debemos vivir los procesos y no enfocarnos en los resultados. Pero, si es el caso, definitivamente necesitas tomar acción y hacer algo nuevo; algo por tí, por primera vez.

El primer paso es que debemos buscar en nuestro ser qué necesitamos cambiar en nosotros mismos para poder lograr rebajar, tener más dinero y comprar un carro o una casa. Las metas deben ser medibles para ser alcanzadas y de igual manera debemos ponerles fecha de cuándo queremos lograrlas.


Pero, eso es otro tema. Si te interesa saber cómo redactar correctamente tus metas, puedes enviarme un mensaje.

Continuando con profundizar. Los deseos se harán realidad solo si haces algo nuevo, algo por primera vez para ti y en ti. Para lograr el cambio, necesitas analizar y profundizar tus resoluciones. Convierte las resoluciones en intenciones. ¿Y cuál es la diferencia? En la resolución estás resolviendo, en la intención estás proponiendo.

Ahora, para lograr todo en esta vida, debes integrar una cuarta palabra, el verbo de acción. Aunque te propongas, está dentro de ti, en tu actitud, en tu voluntad, en tu planificación, en tu compromiso contigo y en tu responsabilidad contigo la acción a comenzar el proceso hacia lograr tus intenciones.

¿Cómo profundizamos en la resolución para llevarla a la intención?

Preguntándote, cuestionando.

Comienza con estas preguntas:

  • ¿Por qué quiero ______?

  • ¿Lo quiero o lo necesito?

  • ¿Cómo me hace sentir?

  • ¿Esto proviene de mi sentir, de mis creencias y valores o de palabras externas y comportamientos aprendidos?

  • ¿Cuál es mi compromiso para lograrlo?

  • ¿Cómo me sentiría si lo logro?

  • ¿Cómo me sentiría si no lo logro?

Profundiza en tus resoluciones hasta llegar a lo que puedas entender la raíz de aquello que deseas cambiar en ti. Por dar un ejemplo, quizás la persona que tiene como resolución “bajar de peso”, lo que necesita en su interior es una intención de aceptación de su reflejo o intención de poner límites a aquellos que dañan su autoestima. Trabaja tus resoluciones de afuera hacia adentro y en tu interior encontrarás ese nuevo comienzo.

Como primer paso para manifestar las intenciones, necesitas aceptar aquello que no te funciona para que puedas liberarte de esos sentimientos, pensamientos y situaciones limitantes. Suelta y crea espacio para nuevas experiencias.




Te ofrezco una herramienta de introspección para liberar:

Planifica un espacio de al menos 20 minutos sin interrupciones. Recuerda que esos minutos son solamente para ti, no hay más nada de qué ocuparse. El mundo puede esperar 20 minutos por ti, y tú puedes esperar 20 minutos por el mundo.

Posiciónate en una postura cómoda y relajada.

Deja que los pensamientos vayan y vengan, no los alimentes. Enfócate en tu respiración y escucha a tu corazón.

Toma tres respiraciones profundas por la nariz.

Inhala y siente cómo tus pulmones se llenan - 4, 3, 2, 1

Exhala y suelta cualquier tensión en el cuerpo - 1, 2, 3, 4

Repite en voz alta: Estoy aquí, ahora.

Repite el ejercicio de respiración profunda.

Pregúntale a tu corazón: ¿Qué me limita y necesito soltar?

Repite el ejercicio de respiración profunda.

Pregúntale a tu corazón nuevamente: ¿Qué me limita y necesito soltar?

Repite el ejercicio tanto como lo necesites para escuchar a tu corazón.

__________________________________________________________


Ejercicio de Escritura

Una vez culmines utiliza la hoja adjunta o crea una parecida en tu hogar.


Instrucciones

Soltando:

1. Llena la columna derecha con las palabras que definen tus limitaciones actuales.

Por ejemplo, quizás sientes que necesitas soltar tu apego, tristeza, egocentrismo, pereza.

Manifestando:

1. En el lado izquierdo de la hoja vas a escribir un antónimo de esas palabras.

Por ejemplo: independencia, paz, empatía, acción.

Afirmando:

1. Lee la lista en voz alta comenzando por la columna derecha.

Reflexionando:

1. Escribe lo que aprendiste de ti en este ejercicio.


Los nuevos comienzos se dan todos los días, a cada hora, minuto y segundo, solo tienes que accionar.


Con amor,

- Z

46 views0 comments

Recent Posts

See All

Mutuo Auxilio

“No te quieres morir, ¿verdad?” “Hoy no.” Venir al hospital siempre me causa muchos triggers. Tengo a una mujer en sillón de ruedas que está gritando del dolor y estuvo siendo ignorada hasta por mí u

Mi día especial

Check In Mela tiró el horóscopo de Octubre y dice que hoy es mi día especial. ¿Qué hace que un día sea especial para mí? me pregunté. "No te pasará nada especial" me dijo la mente, esa que justo ho

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page