top of page

El trance

Esto no es un poema.


Me topé moviendo mis caderas y chupándome los labios mientras te escribía.

Me he pasado la lengua por la comisura lo suficiente como para percibir el sabor a carne nueva.

Me noto tensa, y pienso que necesito relajar mi cuerpo y concentrarme en el texto,

pero ya la sábana se siente húmeda entre mis piernas.


No sé qué estoy imaginando,

quizás que

estás de camino por mi espalda

miebntrs t esxrivo esto.


Tratando de no salirme del trance de escribirte,

sigo rozando mi vulva contra la sábana

recibiéndote,

sintiendo el movimiento de mis labios,

deseando que fuese tu cara.


Levanto las nalgas un poquito,

en el arqueo me vuelvo juguetona

e ilusionándote en mí,

me pongo muy bellaca

imaginándote adentro,

moviéndote cómo me da la gana.


Te tengo en mi marea

ahogado entre mis piernas

y te muevo como quiera

porque soy tu diosa y dueña

y tú,

meramente un siervo de mi tripulación.


Me tuerzo porque que nadie me está viendo

y se me dilata el culo

de lo rica y puta que estoy.

Me halo los pezones

y trinco las piernas un poquito

pa' sentir más el ritmo

de mi propia canción.


Mira qué rica

mírame

qué rico te lo muevo

cógeme así, bien rico

que me encanta que me des

bicho

dame bicho

así

yo me merezco ese bicho


Tiemblo y abro piernas para afinar el estribillo.


¿Así es que me querías dar?

¿Así es?

Dame bien que,

tengo la chocha caliente

y no te vas a olvidar de

esta cara de bellaca que merece una portada.


Entrelazo mis dedos en la sábana que se ha convertido en ti

e intensifico el vaivén de mi cintura

mientras achico los ojos.

Abro la boca

y tomo mi pelo con la mano izquierda.

"Hoy soy tu perra".


Se esconde la voz y

suelto un gruñido en unisono con tu silencio.

Se estira el tiempo.


Aún tiemblo y

ya no muevo mis dedos ni para escribirte.

Me quedo en el trance

sintiendo el peso de mi cuerpo y la ausencia del tuyo.


-Z



66 views0 comments

Recent Posts

See All

Malta Caliente

“Tómate una malta caliente.” el consejo de mi amiga, quien tuvo a su hija a los 15 años, me retumbó en los oídos cuando yo tenía 18. “Bueno… mi hermana tuvo a mi sobrina a los 18…” pensé, pero tambi

Mutuo Auxilio

“No te quieres morir, ¿verdad?” “Hoy no.” Venir al hospital siempre me causa muchos triggers. Tengo a una mujer en sillón de ruedas que está gritando del dolor y estuvo siendo ignorada hasta por mí u

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page