top of page

Breve llamada

-¿Te llamo? le escribió en respuesta a la tentación de una foto de ropa interior roja.


Dejó sonar el teléfono tres veces y respondió en silencio.


Le devolvió el saludo silencioso con la respiración de un toro a punto de embestir.


Mantuvieron una conversación inaudible de tensión. No era necesario decir algo.


Al otro lado, la pantalla en la lengua, que un día sintió navegando en su saliva, "xilofoneaba" entre los dientes. Al escucharlo, podía llevar el ritmo del raspe al movimiento de sus adentros.


Sólo hablaba para explicarle cómo lo haría, sin censura en el vocabulario.

Le respondía en sonidos agudos que provenían del roce que le daba a la tela roja.


Describía explícitamente lo que se siente tenerle en la mente y al otro lado solo le ofrecían el ruido emplegostoso de la humedad.


El "si estuvieras aquí..." se les volvió presente y tuvieron que hablar.


-"¡Escucha cómo me tienes!"

-"¡Déjame oírte gritar!"


Colgaron.



35 views0 comments

Recent Posts

See All

El segundo postre

8:00 pm Sábado Interior de mi restaurante favorito “Y una copa de Albariño antes de la comida, por favor” le dije al mesero de los veintitantos. La semana ha estado cargada de emociones, ya no sé qué

El postre

9:00 pm Sábado El Restaurante Angélica camina por la calle San Miguel de camino a su restaurante favorito. Con un traje blanco que le ajusta el busto de la cintura para arriba y le baila en las cader

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page